El Juzgado Federal Nº2 de la ciudad de Santa Fe dictó ayer una cautelar que establece, al menos hasta que se dicte sentencia definitiva sobre el planteo de fondo, la prohibición del descuento por impuesto a las ganancias a los empleados judiciales santafesinos, incluso jubilados. La resolución también constituye un antecedente clave de cara a la inminente definición de la Corte Suprema nacional respecto de la renta de los representantes de ese poder (ver aparte).
 
Al concederle la cautelar a Raúl Hernando Niz, un empleado judicial de la provincia de Santa Fe jubilado en enero de 2017, el magistrado Francisco Miño ordenó a la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) que suspenda el descuento aplicado en concepto de Ganancias en el haber previsional del amparista hasta tanto se dicte una sentencia definitiva.
 

En sus fundamentos, Miño advirtió que los magistrados, funcionarios y empleados del Poder Judicial de la Nación y de las provincias deben pagar el impuesto a las ganancias cuando su nombramiento sea posterior al 1º de enero de 2017, incluso las jubilaciones.

El expediente tuvo su origen en los jueces que ingresaron a partir de ese año y, en esa línea de acción, fue fogoneado por la Asociación de Magistrados.

Además, la cautelar tiene un peso político específico: pone sobre la mesa de debate el pago de Ganancias por parte de trabajadores y pasivos del Poder Judicial, mientras la mayoría de los magistrados queda exenta de hacerlo.

Historial

Juan Andrés Pisarello, abogado y apoderado del amparista, aseguró a La Capital: "Estamos satisfechos por una resolución que favorece a los trabajadores dependientes del Poder Judicial frente a un sistema impositivo completamente desigual. Además, la medida tiene en cuenta a esos sectores cuando acceden a una jubilación".

Niz accedió a su jubilación en enero de 2017 y, al momento de cobrar, se percató que habían comenzado a descontarle Ganancias, un impuesto que previamente no había pagado.

Por eso, decidió presentarse ante la Justicia federal de la ciudad de Santa Fe para exigirle a la Afip que desistiera de continuar con los descuentos y le devolviera el dinero.

En ese sentido, Niz pidió que, hasta que se resuelva la cuestión de fondo, la Justicia dicte una cautelar para que cesen los descuentos. Y, si bien la Afip replicó con que el jubilado debía pagar por no estar eximido del tributo, Miño terminó haciéndole un guiño al amparista.

 

 

 

 

Fuente: La Capital